Inicio / Historia / Opinión / El mal presagio de las nuevas elecciones

El mal presagio de las nuevas elecciones

Como cabría esperar, los partidos políticos han concluido sus negociaciones sin haber alcanzado una mayoría de gobierno. Solo los muy ilusos vieron la oportunidad de que el interés general se antepusiera al interés personal o partidista. Hubiera sido una ocasión de redimir a la clase política y que la dignidad que acompaña toda gestión pública en los países verdaderamente democráticos también pudiera aplicarse en España.No ha sido así, y a la disolución de las Cortes ha seguido la convocatoria de nuevas elecciones para el 26 de junio próximo. Ocurre que no hay antecedentes para abordar esta nueva situación, y se abren muchas dudas. Los analistas consideran esta convocatoria como una segunda vuelta sin serlo de manera estricta. Pero parece cierto que el período trascurrido desde el 20 de diciembre de 2015 hasta ahora, no es un tiempo suficiente para alterar significadamente los próximos resultados electorales. En realidad, ha ocurrido lo peor que podría ocurrir, porque nadie parece dispuesto a cambiar de actitud y a deponer exigencias para poder alcanzar acuerdos de mayoría. Si las encuestas aciertan, la posible coalición de partidos mayoritarios y constitucionalistas habría de pasar por el entendimiento entre PP, PSOE y Cs, pero según Antonio Hernando y el propio Pedro Sánchez, esto no será posible porque el PSOE sigue firme en su actitud de no hablar con el PP. De este modo, lo más probable es que la posible coalición PP-Ciudadanos no obtenga los escaños suficientes.
De otro lado, la coalición electoral entre Podemos e IU, podrían mejorar los resultados de la izquierda moderada y la extrema izquierda por concurrir en una sola lista con los efectos de la regla D’Hont. De producirse así, la situación volvería a ser muy similar a la que ha acabado en este fracaso por la necesidad de contar con partidos independentistas y minorías anti sistema. Fracaso que volvería a repetirse si algo sustancial no altera estas previsiones y volveríamos al punto de partida. Dicho escenario preocupa a la clase empresarial y a los inversores, pues podría ocurrir que no hubiera entendimiento inmediato para formar gobierno, prolongándose la incertidumbre hasta otoño, fecha en la que se debería de abrir otra prórroga de los presupuestos generales del Estado.
Los daños que ello produciría a la economía serían inmensos, además de retrasar el modesto repunte y, sobre todo, aumentarían las cifras del desempleo con las consecuencias sociales. Todo ello, y en su más benévola interpretación, indica la necesidad inaplazable de una reforma de la Ley Electoral que permita abordar estos problemas con eficacia y rapidez dentro de la garantías legales y constitucionales.
Entre tanto, parece que, en este sainete de juegos e intrigas, nuestros políticos no perciben el cansancio, el hartazgo y el asco que produce esta situación de bloqueo. De percibirlo, estarían ya en el análisis sincero de su fracaso, de sus muchos errores y de su manifiesto egoísmo y, tal vez, podrían pedir perdón por tanto tiempo y dinero perdido. Tiempo y dinero que los muy sacrificados españoles volverán a poner sobre la mesa para costear las nuevas elecciones. Los cálculos más rigurosos estiman en 187 millones de euros el coste electoral. De ese dinero, 42 millones serían para subvencionar a los partidos políticos por votos y escaños conseguidos. Y todo ello cuando en estos cuatro meses diputados y senadores han percibido ya 14,3 millones de euros en concepto de salarios, aún cuando su labor legislativa ha sido nula llegando finalmente a este gran fracaso.Por todo ello, resulta inútil el cruce de acusaciones y reproches de unos a otros en un vergonzoso ejercicio de ambigüedad y auto exculpación. El fracaso es de todos sin excepción ni excusas. Así que sobra la soberbia y el cinismo porque los ciudadanos perciben una realidad de insufrible mezquindad política, donde destaca la incapacidad y escasa preparación de muchos dirigentes. Al parecer la cosa no da para más.
Estamos esperando las declaraciones de responsabilidad porque es momento de ajustar los tiempos y acortar las interminables, costosas y aburridas campañas, los mítines, los carteles y toda esa parafernalia electoralista que está superada por la realidad de las redes sociales y todas las herramientas de internet. Si algo hemos de aprender y rectificar, es momento de aplicarlo efectivamente, y de utilizar todos los recursos del siglo XXI, en vez de abordar las viejas técnicas del siglo XX. Viejas a la par que muy costosas en momentos de crisis. Si algún partido fuera capaz de trasmitir este mensaje es probable que merecería la simpatía y el afecto de millones de españoles, que no entienden el por qué se ha de volver a gastar en seis meses semejante dispendio.
Asimismo, podrían renunciar todos los partidos a la percepción de la subvención de 42 millones de euros por votos y escaños por la razón de que ya la han percibido hace apenas seis meses. Dichas partidas podrían apuntalar el gasto en Sanidad y Educación, los grandes agujeros por donde se cuela la mayor parte del gasto social. Sería ejemplo de que las cosas pueden cambiar y de que la clase política y los partidos son capaces de asumir la realidad social que asola a millones de españoles asombrados del espectáculo bochornoso que ofrece la política española.
Si de todo este enredo se puede obtener soluciones razonables, se podrá decir que la democracia es capaz de renovarse y salir reforzada en los vínculos de representatividad que dan valor a cada período electoral. En definitiva, es una magnífica ocasión para que los políticos manifiesten su grandeza y para que podamos confiar en ellos.
  • Nuevas elecciones
  • PP
  • PSOE
  • Ciudadanos
  • Podemos
  • Rajoy
  • Pedro Sánchez
  • Albert Rivera
  • pablo iglesias

    Acerca de Jose Maria Martinez de Haro

    Doctor en Derecho, Licenciado en Ciencias de la Información. Profesor y Periodista.Ha sido Director del Gabinete de Comunicación de D. Adolfo Suárez, Asesor de la Presidencia del Gobierno con D. Leopoldo Calvo Sotelo, Subdirector de Medios de Comunicación Social del Estado, Director de la Voz de AlmeríaConsejero de la Presidencia del Grupo 16, Profesor Colaborador de la Facultad de Derecho de la UCM

    Compruebe también

    Ángel Viñas Martín: una forma de hacer historia

    Campo historiográfico y ética cívico-profesional. A lo largo de más de cincuenta años, se ha …